Deportes,  Running

La importancia de la predisposición

La importancia de la predisposición / programación
Hace unos días os hablaba sobre lo mucho que me costaba levantarme los lunes para salir a rodar. Al hilo de esta idea, comparto otra reflexión con vosotros.
Comentaba que, a pesar de ser un rodaje de 45 minutos (o quizás gracias a ello), me costaba más salir de la cama que otros días a priori más duros. “O quizás gracias a ello”, ahí está la clave de este post. Es una idea que lleva un tiempo rondándome la cabeza y que suelo madurar en los rodajes.
Consciente o inconscientemente, cuando planifico un entrenamiento, mi mente se va preparando pare este entrenamiento y recoloca su umbral en torno a la exigencia del mismo. Si me toca un rodaje de 45 minutos (típico entreno de lunes), éste será el umbral para el lunes. Si el martes me toca un entreno de 8 repeticiones de 1.000m, por ejemplo, el umbral mental se sitúa en 8 repeticiones de 1.000m y así sucesivamente.
Es la conclusión a la que he llegado tras unos cuantos entrenamientos y tras hacerme preguntas como las siguientes: si estoy haciendo un rodaje y tengo las piernas tocadas, ¿cómo voy a hacer las series de mañana?; si me ha costado levantarme y solo tenía un rodaje suave, ¿quién va a conseguir levantarme de la cama mañana para hacer unas exigentes series?
Son reflexiones sin mayor fundamento que el sentimiento. He predispuesto y he programado mi cuerpo para un determinado nivel de esfuerzo y ahí es donde se sitúa mi umbral. Supongo que detrás de todo esto también está la exquisita planificación de Sasoituz, que saben cuándo meter cada tipo de entreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *